Hugleikur Dagsson: “Las personas pueden ser inteligentes; la gente es estúpida”

00_MG_9239 Hugleikur Dagsson
Èric Lluent, Reykjavik • Su viñeta más celebrada se titula Anarchy in the UK y se ve una mujer preguntándole a un señor: “Quiere un poco de té?”. Y el señor contesta: “No”. La figura más internacional del humor islandés explica que la gracia que hacen sus bromas es directamente proporcional a la distancia que hay entre el país donde se publican y el Ecuador. Su filosofía para trabajar en el mundo de la comedia es no ponerse límites. Humor a veces ácido y crítico, otras tan sólo absurdo y estúpido. La religión, los medios de comunicación, los poderosos, la vida en pareja, la estupidez humana, la crueldad del mundo en que vivimos. Nada escapa de la pluma de Hugleikur Dagsson, un autor que ha encontrado en Facebook, aparte de la publicación de libros, la vía para exportar su forma de ver el mundo y recibir el feedback de internautas de cualquier país. Una de sus últimas viñetas haciendo referencia a las movilizaciones y la represión en Turquía ha sido compartida más de 1.500 veces en la red. De momento, no ha publicado en castellano pero avisa que le encantaría, a pesar de las polémicas que podría suscitar en países como España o latinoamericanos.

Supongo que la afición al dibujo te viene de pequeño.
Dibujo desde que tengo memoria, siempre viñetas con tono bromista. Las hacía en la escuela y con amigos pero empecé a hacer lo que hago ahora cuando estaba en la escuela de arte, en mi último año. Participaba en una exposición de estudiantes y una hora antes de la inauguración empecé a dibujar este tipo de viñetas porque pensé que necesitaba material extra para mostrar. Sin pensar, tracé dos personajes y uno le decía al otro: “fuck me”. Vi que a la gente le gustaba así que cuando me gradué hice más durante tres años y en 2005 publiqué mi primer libro en una editorial islandesa.

Tienes un estilo muy sencillo. ¿Por qué?
Yo puedo hacer ilustraciones complejas técnicamente, pero lo que me gusta es contar una historia, hacer una broma, es la parte que más me gusta. Creo que el estilo tan básico que tengo a la hora de dibujar funciona muy bien para el humor porque los dibujos son muy simples, entonces la situación se vuelve más relevante. Creo que con este estilo la idea llega más rápido al cerebro y, por tanto, la broma hace más gracia, te coge más por sorpresa.

¿Ves el mundo tal como lo plasmas en tus dibujos?
Sí, en parte así es como yo veo el mundo. Creo que es una manera de intentar entenderlo. Algunas de las cosas que pasan son terribles así que supongo que utilizo el humor para lidiar con ellas.

vinyeta hugleikur water
¿Con qué referentes creces como humorista?
Me gustaba mucho una pareja de cómicos llamada Tvíhöfði que hacían programas de radio y de televisión. Los conocí y, sin que ellos fueran muy conscientes, se convirtieron en mis mentores. Uno de ellos es el actual alcalde de Reikiavik, Jón Gnarr. Ellos son mis mayores influencias, los vi trabajar y hacían lo que querían, sin límites, si creían que era gracioso lo hacían aunque pareciera una locura. Esta es también mi filosofía. También tengo influencias internacionales. Por ejemplo, Mad Magazine. A través de esta revista aprendí a leer en inglés. Pero actualmente procuro no mirar muchas cosas similares a las mías, para no copiar ideas y ser original.

En muchas ocasiones utilizas el recurso del humor negro. ¿Se puede considerar éste como una etiqueta propia del humor islandés?
La gente dice que el humor islandés es muy negro. Pero no estoy de acuerdo con esta apreciación. Sí es cierto que en las Sagas Islandesas (literatura tradicional islandesa del siglo X y principios del siglo XI, escrita durante la llegada de población a la isla) encontramos pasajes en los que alguien cuenta que ha matado otra persona y, a continuación, hace una broma. El humor negro islandés se encuentra más en la literatura que en el propio humor que hacemos aquí. En el humor británico, del que soy un gran fan, sí creo que es más evidente.

En Finlandia tienes seguidores incondicionales.
Sí, allí mis libros son muy populares. Un país frío y oscuro, con un índice de suicidio muy alto. Ellos aprecian mi humor. Me he dado cuenta de que cuanto más lejos del Ecuador más triunfa mi estilo y mejor se venden mis libros. También vendo bastante en la República Checa, en Hungría, en Gran Bretaña. He publicado 20 libros en Islandia y en algunos de ellos utilizo un humor tan local que no podrían ser traducidos. Pero actualmente procuro alejarme de este localismo para proponer temas más internacionales.

vinyeta hugleikur suicide
Háblame de la sociedad que retratas, la cual muchas veces ridiculizas en tus viñetas.
La sociedad que muestro no es exclusivamente islandesa, mi referencia es la sociedad occidental, las historias pasan en este mundo. Es el único espacio que yo conozco y, por ejemplo, no hago bromas sobre el tercer mundo, porque realmente no sé nada de estos países y las haría con un prisma occidental.

Tocas temas delicados como la religión, el sexo, la violencia. ¿Has sufrido represalias por tus publicaciones?
Nunca he tenido problemas serios. Cuando publiqué en Irlanda un diario escribió un artículo en el que se pedía la prohibición de mis viñetas y en el que se me tildaba de enfermo. Principalmente, esto hizo que incrementaran las ventas del libro. Así que nunca he tenido problemas reales, nunca he recibido amenazas de muerte ni nada por el estilo.

Desarrollas una intensa actividad en Facebook.
Estoy viendo, sobre todo a través de esta red social, que el mundo cada vez es más pequeño y que a personas de países no occidentales les gusta lo que hago. En las últimas semanas estoy teniendo muy buena respuesta desde Turquía por una viñeta que hice en alusión a las protestas que están teniendo lugar allí.

vinyeta hugleikur Turquia
Hablando de protestas. ¿Qué piensan de la llamada Revolución Islandesa?
No estuve presente en el inicio de la revolución con las protestas frente al Parlamento, estaba en España y no me podía creer que me estuviera perdiendo aquello. Lo que pienso es que si nos comparamos con otros países no tenemos razón para quejarnos. Aunque pierdas todo tu dinero, aquí no te conviertes en un homeless. En otros lugares la gente se muere. Tenemos razones para estar enfadados pero deberíamos sentirnos afortunados. Nuestra policía no asesina manifestantes.

¿Cómo integraste el movimiento de protesta islandés en tu humor?
Hice una serie de viñetas que primero se llamaban Protestas Islandesas pero que más adelante se titularon Protestas sin más. Eran tres viñetas. La primera se llamaba Guerra y se veían cuatro personas. La segunda se llamaba Medio Ambiente y había nueve personas. Y, finalmente, una titulada Pérdida de dinero con muchísimas personas. Así que procuraba bromear sobre el hecho de que cuando la gente sale realmente a protestar a la calle, al menos en Islandia, es sólo por el dinero.

vinyeta hugleikur protest iceland
Islandia es el referente político de algunos sectores sociales como por ejemplo el 15M en España. ¿Cómo sois realmente los islandeses?
Siempre pensamos primero en nosotros. Para mí Islandia es como un pez de pecera: no tenemos memoria. Creo que la revolución -y tengo algunos amigos que me matarían si me escucharan decir esto- fue una revolución inútil. Fue algo bonito, fue un ejemplo. Un gran movimiento para echar a los partidos del gobierno que nos llevaron a aquella situación y en menos de cinco años los hemos vuelto a votar y nos vuelven a gobernar. Nos merecemos todo lo que nos pueda pasar. La gente es la que ha ido a votar, no es culpa de los políticos. Han hecho promesas y la gente los ha votado pensando que podrá recuperar una parte del dinero que perdió. Y es obvio que los políticos no cumplirán sus promesas. Así que mi conclusión es que las personas pueden ser inteligentes, pero la gente es estúpida, como grupo, y siempre repite los mismos errores.

¿Funciona la democracia en Islandia?
Aquí la democracia no funciona porque votas por promesas que los políticos no cumplen. La política es como una competición deportiva para ver quién tiene más votos pero el que gana no necesariamente hace lo que debería hacer por los votantes. Cuando más antiguo es un partido más corrupto es porque tiene patrocinadores que lo financian, así que, por encima de todo, primero tiene que pensar en sus papis y cuando ya lo ha hecho todo por ellos puede empezar a pensar en la gente que los ha votado. La democracia es una broma en la mayoría de países, en todos diría yo. Creo que todo es fruto de la coexistencia de la democracia y el capitalismo. En este contexto la corrupción será una realidad siempre, principalmente porque es legal y aceptada.

¿Qué piensas de los mass media, del periodismo que se hace a día de hoy?
El periodismo ha aprendido que necesita dar a la gente contenidos excitantes, así que ofrece lo que la gente quiere. Aquí en Islandia, las páginas web de algunos diarios sitúan las noticias en portada según la votación de los lectores. Le das al ‘me gusta’ y la noticia queda mejor posicionada. Lo que pasa es que las noticias más leídas son este tipo de historias de una hámster con botas de esquí. Las guerras ya no son noticia porque son lo más normal del mundo, la corrupción está en todas partes, a nadie le importa. Lo peor es que todas las noticias terribles que hay en el mundo se han convertido en un aburrimiento. “¿Un genocidio? Oh, es la quinta vez esta semana que escucho hablar de ello. ¡Me aburro!”.

vinyeta hugleikur anarchy UK
vinyeta hugleikur Pope

Advertisements
Aquesta entrada s'ha publicat en Castellano i etiquetada amb . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s