Perder el miedo, la mayor derrota para el terrorismo

Captura de pantalla 2015-11-17 a les 13.24.03

Perdamos el miedo de una vez por todas. El miedo a morir en manos de un terrorista, sí. Pero también el miedo a pensar más allá. Perdamos el miedo a los que tienen la tez de un tono distinto (sea más clara o más oscura). Perdamos el miedo y el rencor a los que nos miran extraño porque también sienten miedo y rencor hacia nosotros. Perdamos el miedo a preguntarnos por qué estos chicos jóvenes deciden inmolarse en un acto tan vil e inútil. Perdamos el miedo a reconocer que Occidente ha matado a muchos niños, gente mayor e inocentes de toda índole. Perdamos el miedo a reconocer que en muchos países árabes las libertades son restringidas a diario y sus gentes torturadas en nombre de una religión. Perdamos el miedo a reconocer que esto también pasa en Europa y en Norteamérica, quizás en menor medida o de forma más disimulada, pero pasa. Perdamos el miedo a pedir perdón, por la parte que a cada cual le toque.

Perdamos el miedo y hablemos con nuestros amigos musulmanes. Perdamos el miedo y hablemos con nuestros amigos cristianos, ateos, agnósticos, hindúes, budistas. Perdamos el miedo a lo distinto. Perdamos el miedo y bajemos al templo religioso más cercano para hablar con los que ahí se reúnen, mostrarles nuestros miedos, dudas, prejuicios y, claro, también nuestras críticas a aquello que no nos parece bien. Perdamos el miedo a admitir que los que ahora van de estados civilizados fueron los mayores genocidas tiempo atrás y que, con visión histórica, pocas lecciones de paz pueden dar. Perdamos el miedo a preguntarnos quién coño les suministra munición a esos desalmados de Estado Islámico. Perdamos el miedo a exigir a nuestros gobernantes y a nuestros periodistas que persigan a quien se está lucrando con el comercio de armas. Perdamos el miedo a analizar quién apoyó la creación de estos grupos terroristas y por qué.

Perdamos el miedo a las mujeres que nos cruzamos en la calle o en el metro y que llevan su hijab. Perdamos el miedo a criticar a nuestros gobiernos en estos momentos tan difíciles. La falta de sentido crítico en la resaca del 11S ya fue la que nos llevó a una guerra ilegal e ilegítima en Irak. No repitamos la historia. Perdamos el miedo a pedir perdón a los iraquíes y a tantos otros ciudadanos de países árabes que sufrieron el drama de la guerra en sus propias carnes; y el drama del abuso, de la impunidad y de la tortura. Perdamos el miedo a catalogar Guantánamo como lugar de practica legal del terrorismo sistemático. Perdamos el miedo a condenar y castigar a Estados Unidos por bombardear un hospital de Médicos Sin Fronteras en Afganistán. Perdamos el miedo a pensar que más allá lo que nos explican hay intereses que se nos escapan: dinero y geopolítica; o tan sólo dinero… qué sé yo, no soy más que un periodista de 29 años que sabe que hay reuniones de altos cargos mundiales en las que no se emite ninguna acta (Club Bilderberg) o que los países tan democráticos del “bloque occidental” negocian pactos comerciales sin que ni tan siquiera los representantes de los ciudadanos puedan tener acceso a lo que se habla en esas negociaciones (TTIP).

Perdamos el miedo a leer, a escribir, a opinar, a pensar. Perdamos el miedo a entender que en Francia, por ejemplo, el partido que más crece en las encuestas es un partido que fomenta el racismo y la xenofobia. Perdamos el miedo a condenar el hambre en el mundo y los causantes de la pobreza igual que condenamos el terrorismo. Perdamos el miedo a reunir a los familiares de las víctimas de París y las de Beirut y las de Ayotzinapa y las de tantos lugares de este planeta marcados por el horror bajo un mismo abrazo, el abrazo de la solidaridad con todas las buenas gentes de este mundo. Perdamos el miedo a imaginar que toda la humanidad, sin excepción, puede vivir en libertad, igualdad y fraternidad.

Perdamos el miedo a morir y así perderemos el miedo a vivir. Tan sólo de esta manera el terrorismo quedará desarmado. No de balas, pero sí de sentido.

Èric Lluent, periodista (Barcelona, 1986)

Advertisements
Aquesta entrada ha esta publicada en Castellano. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

15 respostes a Perder el miedo, la mayor derrota para el terrorismo

  1. Roser ha dit:

    Que Grande Èric! Perdamos el miedo de vivir!

  2. felizjulianidad ha dit:

    Bon dia Èric,

    Aprofito per a respondre’t aquí, ja que és el teu post més recent.

    1) Plenament d’accord amb el perill etnocentriste que vas il•lustrar amb el teu post famós de fa uns díes. L’ombliguisme occidental, més greu i profons entre europeus que americans, es manifesta de moltes maneres, i per a la majoria, són inconscients del supremacisme ètnic que exhibeixen. Al fons de la questió hi és una deshumanització dels no-blancs per part de molts europeus i alguns americans (la diferencia és que allá, es percebeix la nacionalitar i la ciutadania més com un conjunt de valors i trets culturals compartits, que una dualitat ètnica-cultural, com fan molts europeus). Enhorabona per al menys provocar el debat entre persones que poques vegades s’han preguntat si solidaritzart-se amb alguns i no altres per criteris d’origens suposi caure en la deshumanització discrimatoria per origens.

    2. Ara bé, els teus arguments pel que fa el tema català són débils, febles. I no em refereixo al teu independentisme, que és una preferéncia politica legitima com a qualsevol altra. El comparar però al incumpliment de la llei amb la lluita pels drets humans de negres o les dones és d’una precarietat intel•lectual i fins i tot moral molt grossa. En primer lloc ha de ser fins i tit ofensiu per als activistes d’aquelles èpoques que diguis que les llibertats democràtiques dels ciutadans del Estat espanyol residents a Catalunya siguin comparables a l’opressió que varen patir els negres baix Jim Crow o Apartheid. I segon, el que proposes no és que els catalans puguin votar com voten els negres i les dones, sino que els negres i les dones puguin votar com a bloc exclusiu en temes de implicacions transversals tal i com proposes que ho facin els catalans. Espero que el reflexionis: si tens la ment oberta i la llògica ben entrenada, entendrás que el que dic és veritat.

    Salutacions de un madrileny que t’escriu aixó des del seu móvil a Brasil.

    • Èric Lluent ha dit:

      No he exposat això que dius. Hi ha capquadrats que diuen que si ets un demòcrata, les lleis s’han de complir SÍ o SÍ, perquè són la LLEI. I, simplement, he posat exemples històrics en què aquesta afirmació no és vàlida. No he comparat cap situació amb cap d’altra. D’altra banda, els drets no es voten per establir-los, es guanyen amb lluita social. El dret a l’autodeterminació dels pobles està reconegut internacionalment, i si no es vol reconìexer al poble català, doncs perfecte, seguirem lluitant de forma pacífica fins aconseguir-lo. I que, en llibertat i a poder ser sense amenaces, el poble català pugui decidir. Salut!

  3. Xell Costa ha dit:

    Definitivament m’he fet fan dels teus articles…. a la proxima que ens veiem hem de tenir una llarga conversa

  4. Lucas ha dit:

    Buen artículo. De los pocos que leo que toman este tema con la justicia que merecen, sin entrar en bandos que no son más que nuestras luchas ideológicas de casa.

  5. toño ha dit:

    He leído 2 artículos tuyos y me han fascinado. … me parecen de una objetividad exquisita.
    Un abrazo
    Toño

  6. icástico ha dit:

    Son muchos miedos para perder de golpe y ya se encargan de mantenerlo y avivarlo los mismos que lo provocan; en la masa prende de maravilla porque no tiene personalidad. Los individuos que asoman la cabeza se extirpan o podan para que la masa sea uniforme.

  7. mamífera ha dit:

    Cuantes coses que cal dir, i ben exposades, de deu!

  8. Gisela ha dit:

    Excelente!!! Estoy intelectualmente deleitada con su letra, que expresa tu pensamiento reflejo de profundidad, sensatez, claridad, equilibrio, sentido humano y belleza. Es el tercer artículo que le leo (inicie con el referido a Facebook) y cada uno de ello toca las fibras que cada día nos aplastan más de una forma tan sutil que es difícil concientizarlo. Gracias por ese mensaje de libertad!!!

  9. Roser ha dit:

    Tras el inspirarte y fantastico artículo de Eric, me gustaría dedicar un momento de mi tiempo para afirmar que si perdemos el miedo…podemos ganar todas aquellas cosas que deseamos tener o hacer en esta vida. Y sentir esa felicidad tan deseada para todos.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s