Claves para el reportaje (I): El cambio constitucional redactado por el pueblo islandés, en un cajón

althingi-voting-280910_pkComo algunos de vosotros ya sabréis, este blog procura mostrar el proceso de un reportaje de investigación para hacer un retrato con exactitud de una sociedad que en los últimos años se ha idealizado por parte de un sector de los medios del Estado español y que esconde más sombras de lo que parece. En esta nueva sección ‘Claves para el reportaje’ iré planteando algunos de los pilares del proceso de búsqueda de información en el que estoy inmerso y el cual espero que los visitantes de este blog sigan de forma activa proponiendo temas, preguntas o compartiendo links.

En mis primeras semanas en la isla he descubierto que una de las principales decepciones de la población con el poder viene a raíz del trato que ha recibido la nueva Constitución redactada por 25 islandeses elegidos en 2010 de entre un total de 522 ciudadanos que se presentaron voluntariamente para realizar esta importante tarea. El referéndum constitucional tuvo lugar el 20 de octubre de 2012 y en el habían seis preguntas distintas. Mi primera reflexión y una de las claves de mi reportaje es: aún siendo la nueva Constitución Islandesa y su supuesta aprobación uno de los referentes ideológicos de los movimientos críticos del sur de Europa, no hay en la red ningún tipo de información detallada sobre el proceso y los resultados ni tan siquiera en la venerada Wikipedia. Es extraño que nadie haya dedicado un rato a facilitar estos datos para que uno de los argumentos más repetidos por los activistas pro democracia participativa (“Islandia ha hecho un referéndum y ha aprobado la Constitución redactada por los ciudadanos”) tenga fundamento en la realidad.

Es por eso que a continuación os facilito la información detallada de las seis preguntas que se hicieron en el referéndum de octubre de 2012 y los resultados de cada una. Información de la que tampoco los grandes medios de comunicación se hicieron eco con detalle.

Preguntas y resultados del referéndum constitucional celebrado en Islandia el sábado 20 de octubre de 2012 (medio año antes de las elecciones parlamentarias, celebradas el 27de abril de 2013):

1.       ¿Deseas que las propuestas del Consejo Constitucional formen las bases de un nuevo borrador constitucional?

Sí: 66,3%

No: 33,7%

2.       En la nueva Constitución, ¿quieres que los recursos naturales que no son propiedad privada sean declarados propiedad nacional?

Sí: 82,9%

No: 17,1%

3.       ¿Le gustaría ver en la nueva Constitución disposiciones sobre la Iglesia oficial (nacional) en Islandia?

Sí: 57,1%

No: 42,9%

4.       ¿Le gustaría ver en la nueva Constitución una disposición autorizando la elección de individuos particulares para el Parlamento más que en el caso actual?

Sí: 78,4%

No: 21,6%

5.       ¿Le gustaría ver en la nueva Constitución una disposición dando un peso igual al reparto de votos en todas las partes del país?

Sí: 66,5%

No: 33,5%

6.       ¿Le gustaría ver en la nueva Constitución una disposición declarando que una determinada proporción del electorado pueda exigir que los temas se sometan a referéndum?

Sí: 73,3%

No: 26,7%

Participación: 48,9%

Como habréis deducido, este referéndum no era vinculante y los resultados fueron contrarios a los deseos de las élites económicas que no dudan en afirmar que si se ponen en marcha estos cambios constitucionales el país dejará de ser atractivo para nuevas inversiones. Pues bien, en los seis meses que quedaban de legislatura, el Parlamento no tiró adelante una votación sobre la reforma constitucional. Esta es una de las razones que explican el porqué del voto de castigo a los partidos que han estado en el gobierno desde 2009 que ha facilitado la vuelta al poder de la coalición tradicionalista (Partido de la Independencia y Partido Progresista).

De momento, la nueva Constitución está en un cajón y no parece que los dos partidos del gobierno tengan interés en sacarle el polvo e impulsar la reforma que clama una parte importante de los ciudadanos. Las declaraciones de los líderes del PI y el PP después del referéndum nos pueden dar una buena pista sobre lo que le espera a la propuesta del Consejo Constitucional. Leamos:

“El 70 por ciento de los votantes o no han votado o han votado que no. Sin embargo, de los que han votado, una clara mayoría quiere que las propuestas del Consejo Constitucional formen las bases de una nueva Constitución”, afirmó pasado el referéndum Bjarni Benediktsson, presidente adjunto del Partido de la Independencia, en ese momento en la oposición y actualmente en el gobierno.

“En relación con la primera pregunta, los resultados son ciertamente no concluyentes y debería significar que el Parlamento trabajará sobre la propuesta del Consejo Constitucional”, declaró Sigmundur Davíð Gunnlaugsson, presidente del Partido Progresista, también en ese momento en la oposición y ahora en el gobierno.

Con todo, la reforma constitucional es una de las grandes decepciones del proceso revolucionario islandés y deberemos seguir los acontecimientos y ver si la población acepta que se olviden en un cajón sus propuestas o vuelve a las calles para reclamar que el Parlamento apruebe sus exigencias. De momento, la nueva Constitución está en stand by.

Sigue este y otros reportajes en la página de Facebook.

Anuncis
Aquesta entrada s'ha publicat en Castellano i etiquetada amb , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s