Los programas electorales de PSOE y PP y el 15-M: del falso guiño al ataque directo

Los programas electorales de los dos principales partidos políticos del país para las elecciones generales del 20-N son una nueva y clara muestra de la poca influencia que han tenido las movilizaciones del 15-M y sus reivindicaciones más básicas en los representantes políticos españoles. Un movimiento que ha inspirado contestación ciudadana alrededor de todo el mundo y que, a priori, contaba con el apoyo de la mayoría de los ciudadanos del estado e, inicialmente, de la clase política y de los medios de comunicación. Parecía y nos parece razonable que en un país con 5 millones de parados haya cierto malestar en la calle pero, de nuevo, es imposible que en la práctica este malestar pueda llegar a influir en la toma de decisiones. Y ya no tan solo en la toma de decisiones, tampoco ha llegado a influir en los programas electorales, cosa sorprendente teniendo en cuenta que el partido de la izquierda –que hace meses que ha perdido las elecciones- lo podría haber utilizado de forma electoralista. Pues ni eso. Ni PP ni PSOE -que según el último estudio preelectoral de CIS sumarán casi el 90 por ciento de representantes en el Congreso de los Diputados- han asumido la responsabilidad de dar respuesta al movimiento popular que en primavera llenó las capitales del país para reclamar mejoras radicales en el sistema democrático español.

La falta de representatividad de este movimiento en los programas electorales de PP y PSOE solo se puede interpretar de una manera: nada interesa a estas formaciones cambiar el sistema en profundidad, sencillamente porque eso acabaría con la estructura que los sustenta y, por lo tanto, facilitaría su debilitación y desaparición a medio plazo. Hay, no obstante, diferencias formales entre uno y otro programa, ya que en el caso del PSOE en algún apartado se llega a plantear de forma desdibujada alguna de las propuestas del movimiento. En el del PP, en cambio, se critican abiertamente a aquellos que “descalifican globalmente la política y a los políticos”. Tanto en el documento oficial del PP como en el del PSOE aparece el concepto de mejora de la democracia. En el caso de los populares uno de los seis apartados de su programa se titula “una democracia ejemplar” mientras que los socialistas reservan su último apartado bajo el nombre “democracia”.

Los populares hablan de “regeneración política e institucional”, un mensaje que podría coincidir con el de las protestas del 15-M si no fuera porque el PP responsabiliza directamente al gobierno del PSOE de la desconfianza y descrédito generados por las instituciones democráticas. Su apuesta regenerativa es, por lo tanto, el relevo de poder en estos organismos, lo cual no incluye ningún cambio estructural, más bien todo lo contrario. Además el programa añade que “los discursos que descalifican globalmente la política y a los políticos sin ofrecer alternativa encierran un grave peligro. Se trata de fortalecer las instituciones democráticas, no de negar su legitimidad”. Así, ataca y desautoriza las movilizaciones que principalmente cuestionaban la representatividad y legitimidad de las instituciones del estado. El PP centra el concepto de “democracia ejemplar” en la mejora de la justicia, la recuperación del prestigio del Tribunal Constitucional, la seguridad de los ciudadanos y la derrota del terrorismo.

El falso guiño del PSOE se traduce en una serie de reflexiones sobre la democracia que derivan en propuestas que nada tienen que ver con las exigencias del 15-M aunque la estrategia de campaña de Rubalcaba las haya vendido como un acercamiento a los indignados. Se habla de que la democracia debe tener legitimidad tanto en el origen como en el ejercicio para concluir que “nuestra democracia ha funcionado bien”. Reconoce que hay “una demanda por una mayor representatividad en nuestro sistema electoral, por más transparencia y rigor y por un Gobierno más abierto”. Las propuestas en este sentido son: facilitar más información, la participación ciudadana a través de internet, la participación ciudadana en los procesos legislativos más importantes y la propuesta de listas electorales desbloqueadas. Las dos primeras suenan a estrategia comunicativa y de márquetin para generar una imagen de transparencia y abertura, como lo hacen ya muchas empresas. La promesa de participación ciudadana en los procesos legislativos más importantes queda en entredicho si analizamos como hizo el gobierno socialista la reforma de la Constitución Española este pasado mes de setiembre –rápidamente fruto de las presiones internacionales, con los votos de PP y PSOE y sin ningún tipo de proceso de consulta ciudadana-. Finalmente, el PSOE afirma que propondrá –no que impulsará o que aprobará- “la posibilidad de aplicar listas electorales desbloqueadas con posibilidad de voto preferencial” en el marco de una reforma de la Ley Electoral. Esta reforma necesitaría del consenso de las formaciones políticas del Congreso ya que para llevarla a cabo debería reformarse de nuevo el texto de la Constitución. Pero aunque la ley se reformara, lo que determina que se trata de un falso guiño es que los indignados habían abogado en todo momento por listas electorales abiertas, no desbloqueadas, que se diferencian las unas de las otras porque en las primeras uno puede elegir representantes de distintos partidos políticos y en la segunda solo se puede escoger el orden de los representantes de una misma formación.

Una mala noticia, si los partidos políticos que tiene en sus manos el 90 por ciento de representatividad del país –con el poder, control de gestión y subvenciones que ello conlleva- ni antes de gobernar se muestran abiertos a integrar en sus propuestas electorales el clamor popular que pedía una mejora de la salud democrática del estado español. Los indignados siguen encontrando un muro infranqueable que los excluye de cualquier participación política real y que los condena a la marginalidad y a buscar otras vías de presión social que, sin duda, veremos brotar en los próximos meses.

Anuncis
Aquesta entrada ha esta publicada en Castellano. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s